Cómo mejorar nuestra concentración de forma natural mediante la alimentación

Cómo mejorar nuestra concentración

La concentración es uno de los elementos más importantes para afrontar tu día a día. Hoy vamos a ver cómo mejorar nuestra concentración de forma natural mediante la alimentación  y tener más energía mental.

Una buena alimentación es la base para tener fuerza y energía en tu día a día.

Si no nos alimentamos correctamente, sufriremos de bajones físicos y mentales.

Toma nota y aprende cómo mejorar nuestra concentración de forma natural mediante la alimentación y tener más fuerza en tu día a día.

Frutos secos.

Los frutos secos son nutrientes que mejoran la salud de nuestro cerebro y ayudan a disminuir el riesgo de enfermedades del corazón.

Se componen de: grasas, ácido oleico, Omega 3 y proteínas.

Contienen fibra y son ricos en hierro magnesio, potasio, calcio y zinc.

Además, nos proporcionan vitaminas del grupo B y E, lo que nos ayuda a tener una mejor salud cerebral.

Aceite de oliva y aguacate.

Ambos son ricos en ácidos monoinsaturados, que nos ayudan a mantener la integridad de nuestros vasos sanguíneos y la estructura de nuestros nervios.

Su consumos ayuda a mejorar la comunicación neuronal y supone una mejora de la circulación sanguínea.

El consumo de Té.

Contiene cafeína, pero además posee L-theanina que nos ayuda a mejorar la memoria, el sentido de estar alerta y el tiempo de reacción.

Productos lácteos.

En concreto el yogur. Contiene un aminoácido llamado tirosona que se encarga de la reproducción de neurotransmisores, como por ejemplo la dopamina y la noradrenalina.

Su consumo nos ayudará, al igual que el té, a mejorar nuestra memoria y nuestro sentido de alerta.

Fruta.

El consumo de fruta es uno de los principales pasos para saber cómo mejorar nuestra concentración de forma natural mediante la alimentación.

Cerezas:  contiene potasio y fibra y nos aporta vitamina A y C.

Frutos rojos: su consumo nos protege frente al deterioro mental, asó como de la demencia, el Alzheimer y el Parkinson. Tiene un efecto antiinflamatorio y nos ayuda a mejorar la comunicación entre neuronas.

Manzanas: Previene desórdenes neurovegetativos y promueve la salud de nuestros corazones. Además tiene efectos protectores de nuestro cerebro contra los radicales libres.

Plátanos:  Produce de manera natural serotonina, norepinefrina y dopamina, que son neurotransmisores que mejoran la concentración.

Pescados.

En especial el salmón. Contiene una alta concentración de Omega 3.

Sus características fortalecen los ácidos grasos y previenen de enfermedades como la demencia o las embolias.

Apunta en tu dieta diaria estos alimentos y comienza a mejorar tu concentración mediante la alimentación.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *